Artículos

¿ES LA VISIÓN AURAL UN FENÓMENO SINESTÉSICO? .

(Ver artículo al final)

Según la opinión de los autores del artículo que abajo se muestra, la capacidad de ver el aura se deriva de una anomalía neurológica del "cableado" cerebral que es el origen de fenómenos perceptivos conocidos como "Sinestesias". El entrecruzamiento de estas fibras hacen que interconecten otras áreas sensoriales del cerebro, distintas a las que debían alcanzar. Así, unas personas huelen pero perciben un color; toca pero percibe un sabor, y sienten un olor. etc.. De esta manera, los autores al considerar el ver como una sinestesia, atribuyen a una anomalía orgánica cerebral la capacidad de ver el aura.

Es probable que el curandero granadino, que han investigado, presente sinestesia cara-color. Cada vez que ve un rostro percibe un color definido. Y acaban considerando que a eso se le llama ver auras, acaso porque el granadino considera lo mismo, al creer que posee visión aural, cuando lo cierto es que solo puede ver en base a ese tipo de anomalía. Pero eso no es ver el aura.

De muy buena fe, los autores quieren hallar una explicación neurológica a la capacidad humana de ver auras, y de seguro que existe una razón neurológica relacionada con la capacidad del cerebro humano para verlas, pero eso no significa que se deba a una anomalía.

Cualquier persona sana puede llegar a Ver, El ver se enseña y se aprende. Una sinestesia no puede enseñarse o aprenderse porque se debe a la existencia previa de conexiones interneuronales anómalas que no aparecen en un cerebro normal.

La sinestesia en el adulto es una desviación de la norma, un trastorno ligado a un fallo en el cromosoma X que puede transferirse genéticamente. Algunos fenómenos sinestésicos pueden conseguirse mediante el consumo de drogas alucinógenas, en un cerebro previamente sano, normalmente interconectado y todos los bebes menores de 4 meses son sinestétas debido al enorme número de conexiones que tiene su cerebro que actúan como un cruce de cables que va desapareciendo cuando su cerebro madura y las áreas y vías nerviosas se van especializando. Pero nada de eso no es ver. Por más intensas que sean las experiencias perceptuales visuales del consumidor de drogas lo que perciben no es el aura y lo que "ven" no se le debe llamar visión aural porque es otra cosa. No se necesita consumir drogas para ver auténticamente, ni tener una anomalía cerebral, ni ser un bebe, ni ser un sinestéta.

El problema de los autores deriva del terreno que pisan... Por un lado conocen lo que es una sinestesia, debido a su formación.. Por el otro, se adentran en un campo completamente desconocido para ellos, quieren investigar la Visión Aural, pero no ven y no pueden tener la menor idea de que se trata. Quieren relacionar el Ver con la sinestésia y saben lo que es la sinestesía, pero aún no saben que cosas es ver.
Para investigar algo, primero hay que disponer del objeto de su estudio elegido o se acabará investigando y concluyendo otras cosas.

Es como si, en un mundo de ciegos, algunos científicos decidieran investigar que cosa es mirar, pues han escuchado que hay personas capaces de mirar las cosas y terminan asumiendo que el mirar es una sinestésia, una variante patológica de oler, degustar, del oír o del palpar pues son sus única referencias, concluyendo al final en su investigación que, los que miran, pueden mirar porque tienen cruzadas sus vías cerebrales..!¡.

Soy médico y especialista, conozco lo que es una sinestésia, y además veo. En consecuencia, me encuentro en una posición aventajada y dispongo de mayor objetividad para evaluar profesionalmente la experiencia sinestésica en comparación con el Ver. He formado a miles de personas en los diferentes niveles del ver sin el uso de ninguna sustancia alucinógena, ni de ningún procedimiento sugestivo. La segunda desventaja que tienen los investigadores es que han estudiado a un solo sujeto portador de una sinestesía No han investigado a miles de personas capacitadas para ver, pero se atreven a extraer y a publicar conclusiones concluyentes.

Ninguno de los practicantes de la tensergética que alcanzan las diferentes modalidades del ver, se convierten en sinéstetas, "ni se les cruzan los cables". La sinestésia sigue siendo un fenómeno muy básico para ser considerado ver, el hecho de percibir colores como experiencia es muy simple y elemental comparado con las complejidades y sutilezas del Ver y las diferentes magnitudes y niveles que se alcanza viendo. Hay cuatro tipos de Ver fundamentales. Dos ligados a los sentidos y dos extrasensoriales. Pueden informarse con mas detalle aquí: http://www.visionaural.com/tipos_de_vision.html

Ver es mucho más complejo y profundo que la experiencia sinestésica. El ver puede aprenderse y transferirse, mientras la sinestésia se debe a una anomalía determinada por el entrecruzamiento de las vías nerviosas y de las activaciones simultáneas de áreas en el cerebro encargadas de procesar información sensorial... y algunas sensaciones sinestésica aparecen por el efecto neurotóxico de ciertas drogas, o en los bebes por inmadurez cerebral. Son cosas bien distintas.

Creo que a los investigadores que intentan descubrir que cosa es ver el aura, se le debería dar la oportunidad de abrir su ver para que se adentren en la fascinante experiencia de profundizar en otros niveles de la conciencia, perfectamente funcionales y en plena salud mental. El cerebro no necesita de anomalías para conseguir ver. Solo necesita del adecuado adiestramiento.



Dr. Cristian Salado.

___________________________________________________________________________________________________



http://www.abc.es/20120502/ciencia/abci-aura-personas-201205021229.html

CIENTÍFICO ESPAÑOLES EXPLICAN POR PRIMERA VEZ EL FENÓMENO DEL AURA DE LAS PERSONAS.

En términos neurológicos, la sinestesia consiste en que en el cerebro de ciertas personas se produce un «cruce de cables»
ABC.ES / MADRID
Día 02/05/2012 - 15.39h

Investigadores españoles de la Universidad de Granada han descubierto la capacidad de ver el aura de las personas es un fenómeno neuropsicológico denominado sinestesia. Los sinéstetas «mezclan los cinco sentidos, al tener más interconectadas las áreas del cerebro encargadas de procesar cada uno de los estímulos, de forma que son capaces de ver o paladear un sonido, según explica la nota de presa de la universidad española.

De este modo, conocidos popularmente como «curanderos» o «santones», presentan en realidad esta capacidad, que explicaría científicamente esta supuesta «virtud»

En un artículo publicado en la prestigiosa revista «Consciousness and Cognition», los profesores del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada Óscar Iborra, Luis Pastor y Emilio Gómez Milán han ofrecido, por primera vez en el mundo, una explicación científica al fenómeno esotérico del aura, un supuesto campo energético de radiación luminosa multicolor que rodearía a las personas a modo de halo y que resulta invisible para la gran mayoría de los seres humanos.

En términos neurológicos, la sinestesia consiste en que en el cerebro de ciertas personas se produce un «cruce de cables» o conexiones sinápticas . Este hecho «les permite establecer asociaciones automáticas entre regiones cerebrales que habitualmente no están conectadas», según explica el profesor Gómez Milán, una cualidad que tendrían muchos de los curanderos que dicen poder ver el aura.

Varios tipos de sinestesia
Para realizar esta investigación, los científicos entrevistaron a varias personas afectadas por sinestesia, entre los que se encontraban supuestos curanderos, como el granadino Esteban Sánchez Casas, conocido como «El Santón de Baza».

Muchos le atribuyen ciertos «poderes paranormales», como poder ver el aura de las personas, «cuando en realidad se trata de un claro ejemplo de sinésteta», explican los autores de esta investigación.

Los autores del estudio destacan que en el caso de «El Santón de Baza» presenta sinestesia caras-color (por lo que asocia a cada persona con un color); sinestesia tacto-espejo (cuando observa a una persona que está siendo tocada o que experimenta un dolor, él experimenta ese mismo dolor); una alta empatía (la capacidad de sentir lo que está sintiendo otra persona) y esquizotipia (ciertos rasgos de personalidad con tendencia a formas atenuadas de paranoia y de alucinación que se da en las personas sanas).  
Reservado todos los derechos, Prohibida su reproducción total o parcial.
Copyright
© Cristian Salado.